SI VAS A TRUJILLO NO DEJES DE VISITAR EL RESTAURANTE “LA TROYA”.

Restaurante

El Restaurante “La Troya” de Trujillo (Extremadura) es otro de los monumentos de visita obligada si vas de turismo a esta bella ciudad medieval cacereña.
Está situado en la Plaza Mayor a pocos metros de la estatua de Pizarro y de la iglesia de San Martín de Tours. Su teléfono es el 924 321 364.
En sus primeros años este restaurante estaba regentado por una señora, Doña Concha, que te cobraba al salir del restaurante sentada en una silla y con una bolsa en la mano donde cobraba y se guardaba el dinero.
Cuando abrieron hace más de 60 años era una especie de posada donde comer y dormir costaba un duro. Con los años el menú subió a 1.500 pesetas y, hoy día, cuesta 15 € por persona. El amplio local lo heredó de su suegra la señora Doña Concha que se casó con un americano. 
Actualmente, creo que el restaurante está regentando por los familiares de Doña Concha, que continúan con la tradición de cobrarte al salir del restaurante sentadas en su silla y con una bolsa para meter el dinero.
Al entrar en el restaurante, lo primero que encontraréis será una barra donde tomarte una buena caña viendo las numerosas fotos de Doña Concha con personajes famosos de toda índole (políticos, deportistas, toreros, actores, etc). (Ver foto).
Después, seguramente os tocará hacer cola para poder comer porque siempre está lleno de gente pero una vez ubicado en tu mesa una tortilla de patatas, un plato de chorizo (o similar) y una buena ensalada de lechuga y tomate, junto con agua y una botella de vino y gaseosa será tu recibimiento a este restaurante tan singular.
¡No te preocupes! Todo esto forma parte del menú. Los camareros lo llaman los entrantes. Después te darán a elegir seis o más opciones para comer tu primer plato, entre ellos, que recuerde: macarrones con tomate, judías al rebujón, migas extremeñas, sopa de pescado, etc. Pero no te creas que te traen un plato pequeñito de lo que pides porque yo pedí macarrones y me trajeron una bandeja y, mi querida compañera sentimental, pidió sopa y le trajeron todo un bol lleno de sopa con el que se podían llenar tres platos, je, je.
En el segundo plato también tienes varias opciones como Caldereta extremeña, carne con tomate, bacalao, prueba de cerdo, etc. Todo en abundancia.
De postre que recuerde tienen helado, flan, natillas y no me acuerdo de más.
Otro gran característica de este restaurante es que la comida te la sirven enseguida y, hay que destacar también, que los camareros son muy simpáticos y atentos a pesar de todo el trabajo que tienen.
Por otro lado, no vayas a este restaurante pensando que la comida es exquisita. Nos encontramos en un restaurante donde se come bien, en abundancia y a un buen precio.

Leave a Reply