ESPAÑA ESTÁ FORMANDO UN PAÍS DE ANALFABETOS.

Gracias a la ignorancia de nuestros gobiernos, antes PP ahora PSOE, la educación de nuestros jóvenes es cada año peor con menos alumnos que acaban el bachillerato y con un nivel para conseguir el apto cada vez más bajo. Dentro de unos años con saber hacer la “o” con un canuto los alumnos aprobarán matemáticas y lengua.
¿Cómo se puede aprobar una ley educativa donde el alumno pueda pasar de curso aunque le queden todas las asignaturas?
¿Por qué no se levantaron en huelga los maestros y profesores ante barbarie?
Estos hechos conjuntamente con la realidad actual que un titulado universitario cobra práctimente igual que un obrero de la construcción; para qué va a perder, entre comillas, un joven de 4 a 8 años en formarse para encontrar un trabajo digno.
Así, sólo el 61,1 % de los jóvenes de nuestro país han obtenido el título de bachiller o FP de Grado Medio. Con estas cifras, difícilmente España podrá llegar al 85 % de los objetivos educativos de Lisboa 2010.
Este porcentaje es el peor de España desde el año 1995 y, además, somos uno de los pocos países de la Unión Europea que empeora sus resultados en los últimos cinco años.
Los peores resultados (a más de 30 puntos de los objetivos de Lisboa) los han cosechado Ceuta y Melilla, Baleares, Murcia, Canarias, Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura. Por encima del 70% de titulados sólo se encuentran País Vasco, Navarra y Asturias.
Nuestros jóvenes cada vez abandonan antes los estudios para obtener un puesto de trabajo que les permita comprarse un coche, salir de marcha y no tener que pedirle dinero a sus progenitores.
También habría que mencionar el flaco favor que nos hacen los distintos canales de TV y la prensa en general que encumbra a los delincuentes (veáse el caso de “El Dioni”), analfabetos que hacen de presentadores y la ilusión del dinero fácil al conseguir formar parte de todo este meollo.
Hoy, nuestros jóvenes en vez de querer ser médicos o arquitectos quieren entrar en Gran Hermano o similares para vivir del cuento. ¡Viva España!

Leave a Reply