TODO SOBRE LA DEDUCCIÓN POR VIVIENDA HABITUAL EN LA DECLARACIÓN DE LA RENTA

¿La cuantía de la deducción por vivienda es la misma en todos los casos?

La norma actual establece una deducción universal por inversión en vivienda habitual, con independencia del nivel de ingresos del contribuyente, del 15% sobre un importe máximo de 9.015 euros anuales. Es decir, una rebaja de 1.352,25 euros como mucho. Pero existe además una compensación para quienes compraron su vivienda antes del 20 de enero de 2006 –y se beneficiaban por tanto del régimen fiscal previo al que entró en vigor en 2007–. Esta compensación ascienda a 225,41 euros, siempre que se aplique la máxima deducción posible, y hay que dejar constancia del derecho a cobrarla en la casilla 738 del impreso de la declaración. A los contribuyentes que viven en Cataluña se les aplica la deducción pero con un cambio en el tramo autonómico, que es inferior al estatal (3,45%) en términos generales y superior (6,45%) para jóvenes, desempleados, minusválidos y familias con hijos.

¿Qué elementos adyacentes a la casa son considerados vivienda habitual a efectos fiscales y permiten la aplicación de la deducción?

Además de la casa en la que se vive, Hacienda considera como vivienda habitual también la compra de hasta dos plazas de garaje, jardín, piscina, instalaciones deportivas y otros anexos adquiridos conjuntamente con la casa. El requisito para poder deducir por lo invertido en estas compras es que se encuentren en el mismo edificio, se entreguen en el mismo momento y, por supuesto, no estén alquilados.

¿Cómo se aplica la deducción cuando sólo uno de los cónyuges es el titular?

Si la vivienda fue comprada por uno de los cónyuges antes de casarse, sólo podrá deducirse el titular ya que los bienes comprados antes del matrimonio son de carácter individual, ya se trate de un matrimonio en régimen de gananciales o de separación de bienes. Pero si el matrimonio sigue pagando la casa ya con dinero ganancial, los cónyuges podrán deducirse por el 50% de lo pagado por cada uno.

¿Los gastos de adquisición de la vivienda también son deducibles?

Sí. La deducción no se aplica únicamente a los importes pagados por la vivienda sino a los gastos que se derivan de ello, como los de notaría y registro, los de constitución y cancelación de préstamos, la plusvalía municipal y las primas de los seguros de vida e incendios que exige la entidad financiera al conceder la hipoteca, tal y como puntualizan desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Vía: Cincodías

Leave a Reply