¿CUÁLES SON LOS REQUISITOS PARA QUE UN AUTÓNOMO COBRE PARO?

Supuestamente, hace poco más de un año se consiguió un derecho que el colectivo de empresarios y autónomos llevaban solicitando a los respectivos gobiernos desde hace décadas: tener derecho a cobrar el paro en caso de cese de negocio.

Pero, claro, la sorpresa ha sido que el que ha hecho negocio con esta medida ha sido el gobierno porque al subir la cuota de autónomos, para que éstos puedan cobrar el desempleo, ha ingresado 56,5 millones de euros y sólo ha pagado dos millones.

¿A qué se debe esto? Pues, fácil, a que cobrar el paro de autónomo es casi misión imposible.

¿Cuáles son los requisitos para que autónomo o empresario cobre el paro?

1. Por la concurrencia de motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos determinantes de la inviabilidad de proseguir la actividad económica o profesional. En caso de establecimiento abierto al público, se exigirá el cierre del mismo durante la percepción de la prestación. Estos motivos se alegan con alguna de las siguientes condiciones:

Unas pérdidas derivadas del ejercicio de su actividad en un año completo superiores al 40% de los ingresos o superiores al 30% en dos años consecutivos y completos. En ningún caso el primer año de inicio de la actividad computará a estos efectos.
Unas ejecuciones judiciales tendentes al cobro de deudas reconocidas por los órganos judiciales que comporten al menos el 50% de los ingresos correspondientes al ejercicio económico de la actividad del trabajador autónomo inmediatamente anterior.
La declaración judicial de concurso que impida continuar con la actividad, en los términos de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Ley Concursal.
3. Causas de fuerza mayor que determinen el cese de la actividad, como inundaciones, incendios o desastres naturales que impidan el ejercicio empresarial.

3. Por pérdida de la licencia administrativa, siempre que la misma constituya un requisito para el ejercicio de la actividad económica o profesional y no venga motivada por incumplimientos contractuales o por la comisión de infracciones, faltas administrativas o delitos imputables al autónomo solicitante.

4. Cierre de la actividad por motivos de violencia de género, limitando este supuesto a trabajadoras autónomas así como divorcio en los que el cónyuge preste una relación laboral de carácter familiar con el cónyuge en régimen de autónomos.

5. En el caso de autónomos dependientes, se considerará que se tiene derecho a la prestación por:

Muerte, incapacidad laboral o jubilación del cliente principal, además de las causas determinadas en concurso de acreedores.
Incumplimiento contractual o rescisión injustificada de la relación laboral por parte del cliente.

En definitiva, os recomiendo en el momento de daros de alta como autónomo, no marcar la opción de querer optar al desempleo de los mismos y así os ahorraréis entre los 10 y 30 mensuales que cuesta este derecho que luego no podréis cobrar.

Vía: E-autónomos

Leave a Reply