EL CAMBIO POLÍTICO HA LLEGADO A ESPAÑA, ¿CUMPLIRÁ PODEMOS TODAS LAS EXPECTATIVAS CREADAS?


Parecía imposible hace menos de un año, pero el cambio político se produjo ayer en España: el PP ha perdido prácticamente todos sus bastiones (Valencia, Castilla-La Mancha, Ayuntamiento de Madrid) y los que les quedan tendrá que pactar con Ciudadanos para seguir manteniéndolos.

La Señora Rita Barberá, por no llamarla de otra manera, la que ha llenado de corrupción y lujos (Fórmula 1) la ciudad de Valencia, que parecía intocable, ayer salió con cara de pocos amigos, ni pactando con Ciudadanos lograría los concejales suficientes para gobernar, ante la prensa para decir que ha gobernando la ciudad durante 25 años y que intentaría buscar un pacto de gobierno contra el radicalismo. ¡Vamos, que ni con agua caliente quiere abandonar su trono del “Caloré”!

Por otro lado, la intocable, la baronesa Esperanza Aguirre, también perdió el Ayuntamiento de Madrid, saliendo con cara de pocos amigos ante la prensa y declarando que había ganado en Madrid, pero la verdad que es gobernará la exjueza Carmena, liderando una coalición ciudadana junto a Podemos.

Y ya el colmo de la derrota casi absoluta del PP fue ver cómo Cospedal, que había reducido la Asamblea de la Comunidad para intentar mantener la mayoría, lo cual al final provocó todo lo contrario, al impedir que Ciudadanos con un 8% de los votos no lograra ningún escaño, se quedó a un sólo concejal de lograr los justos para mantener el gobierno, el cual le arrebatará un pacto entre PSOE y Podemos.

Gran parte del pueblo ha despertado de su letargo y ha indicado en las urnas que no quería más corrupción en los diferentes gobiernos del país. Ahora sólo falta que los grupos políticos nuevos no decepcionan a sus votantes, que confirmen que son, de verdad, el cambio que necesita España para eliminar la corrupción en todos sus estamentos para que el próximo mes de noviembre se de el último impulso necesario para echar, al menos por un tiempo, a los que nos han robado, a todos los ciudadanos, a manos llenos durante las últimas tres o cuatro legislaturas.

Leave a Reply