LOS AUTÓNOMOS QUE TRABAJAN EN CASA SÍ PUEDEN DESGRAVARSE PARTE DE LA FACTURA DE LA LUZ, AGUA, TELÉFONO Y CALEFACCIÓN

Hasta ahora había muchas dudas sobre si los autónomos que trabajan desde casa podían desgravarse parte de las facturas de luz, calefacción, agua y teléfono, pero ahora está claro que sí porque un juzgado de Madrid ha emitido un veredicto a favor de un autónomo y en contra de la Agencia Tributaria, puesto que el juez defiende que si la legislación permite “la afectación parcial de la vivienda a la actividad económica”, no resulta lógico que la interpretación de la Dirección General de Tributos excluya los suministros.

Además, y esto sí está confirmado, los autónomos que trabajen en casa pueden deducirse la parte proporcional (metros cuadrados de la vivienda que utiliza para su trabajo) de la cuota de su hipoteca, el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI), la tasa de basuras y la cuota de la comunidad de propietarios.

Esperemos que este fallo anime a muchos autónomos a pleitear con Hacienda a partir de ahora, porque seguro que la mayoría ganarán sus juicios.

CONSEJOS SOBRE CÓMO AHORRAR EN LA FACTURA DE LA CALEFACCIÓN

Cuando llega el frío, el uso de la calefacción se dispara, al igual que nuestra cuenta corriente que sufre los excesos que hacemos de ella.

Así, os voy a dejar una serie de medidas para ahorrar en nuestra factura y consumo de la calefacción:

– En primer lugar, lo más importante, porque si no la calefacción no sirve de nada, es tener unos buenos cerramientos en balcones y ventanas. Si entra aire por todas las ventanas de nuestra casa, de nada nos servirá tener calefacción porque enseguida se enfriará la casa de nuevo.

– A la hora de ventilar una casa o una habitación, con diez minutos con la ventana abierta es suficiente.

– Si por la mañana no estás en casa, baja el termostato a unos 15º. Temperatura suficiente para encontrarte tu hogar calentito cuando llegues del trabajo.

Limpie los reguladores de calefacción, los calefactores al nivel de zócalos y los radiadores y asegúrese que no se encuentren bloqueados por muebles, alfombras, carpetas o paños.

– No pongas el termostato más alto de 22º. De hecho en la mayor parte de los hogares con 20º es suficiente. Cada grado adicional supone un consumo extra de casi un 15% más.

– Cierra las puertas de todas las habitaciones que no necesiten estar caldeadas.

Con estos consejos, seguro que notaréis cómo se reduce vuestra factura de la calefacción el próximo mes.