LAS AUTONOMÍAS EN RIESGO DE QUIEBRA FINANCIERA

Puede ser que me repita pero el despilfarro económico de las autonomías de los últimos años puede costar muy caro a nuestro país. La mayoría de nuestras autonomías, por no decir todas, están en una situación financiera insostenible y ya prácticamente nadie les da crédito para que puedan seguir haciendo frente a sus numerosos gastos.

Cataluña. No logra colocar deuda desde marzo. Los problemas que las comunidades autónomas afrontan para financiarse tienen su paradigma en Cataluña. La región ha sido incapaz de colocar emisiones de deuda en el mercado desde el mes de marzo. El plan de austeridad de la Generalitat redujo a unos 8.000 millones de euros sus necesidades económicas para 2010. Tras lograr 2.100 millones en las subastas del primer trimestre, Cataluña se ha visto obligada a firmar un crédito sindicado con 10 entidades financieras -encabezadas por la Caixa- por importe de 1.000 millones de euros. En lo que queda de ejercicio deberá reunir otros 5.000 millones. La comunidad acumula la mayor deuda regional, 25.000 millones.

Galicia. Retrasa pagos al Gobierno central. La Xunta logró colocar unos 500 millones de euros en una única subasta de deuda, el pasado marzo. Desde entonces, sin embargo, la pérdida de confianza en las emisiones nacionales y regionales, han llevado a la Administración Gallega a acudir a la banca, de donde ha obtenido cerca de 700 millones más. Aunque el Ministerio de Economía ha autorizado ya a la Xunta para subastar otros 400 millones de euros en papel gallego, el Ejecutivo de Alberto Núñez Feijóo ha preferido esperar al otoño. para ver si se normalizan los mercados. Lo que si ha hecho, por el momento, es congelar los pagos de la deuda pendiente que tiene con la Administración Central.

Madrid. Aplaza subastas por la demanda La ausencia de demanda ha llevado a la Comunidad de Madrid a aplazar la subasta de 500 millones de deuda que tenía prevista para julio. Aunque ya colocó una cantidad similar durante marzo, las necesidades de financiación de los madrileños exigen aún un esfuerzo considerable.

En junio, el Consejo de Ministros autorizó a la región a emitir deuda por una cuantía máxima de 1.134 millones, lo que debería bastar para cubrir los gastos previstos por la autonomía central. Unos días después, y sólo unas semanas antes de la subasta, la agencia de calificación Moody’s rebajó el rating de la comunidad de AA1 a AA2.

Valencia. Situación límite. Se rumorea ya que habla problema de pagos con las nóminas de los funcionarios valencianos de Septiembre.

País Vasco. Euskadi aplazó en primavera una subasta de deuda ante la incertidumbre del mercado. Ahora busca financiación en la banca para reunir los 2.000 millones que necesita este año. Por el momento ha logrado 600 millones.

Baleares. Las subastas le han reportado unos 500 millones. Ya ha descartado que vaya a obtener los 300 restantes en deuda.

Cantabria. Cuenta con unos 40 millones emitidos en bonos, necesita otros 300 que espera conseguir en la banca.

Y el resto de las autonomías están igual de mal pero carecemos de datos para informaros correctamente de su situación exacta.

Creo que con estos datos está más que claro que hay que eliminar las autonomías y gestionar todo de manera central como antaño. Así, también, de paso, habrá menos pérdida de dinero que va a parar a manos de los “amigos” de los políticos de turno.

Vía: Cinco Días

HAY QUE ACABAR CON LAS AUTONOMÍAS PARA RECORTAR EL GASTO DEL ESTADO

Estaba claro, todos los expertos, y no tan expertos en economía, lo sabían: si España quiere ahorrarse muchos millones de euros tiene que acabar con el despilfarro de las Autonomías.

Además, la Unión Europea lo acaba de confirmar en un estudio reciente comentando que las cuentas y gastos de las Autonomías españolas dan miedo. Son un pozo sin fondo donde la mayoría gasta mucho más de lo que ingresa.

Por otra parte, como ya he comentado anteriormente, hay que acabar con los canales regionales que suponen un gasto inmenso, que pagamos todos, y sólo sirven para promover al partido político de turno.

La advertencia europea es nítida, destaca Mercados. “España tiene margen para ajustar su déficit reduciendo el gasto regional”.

Lo malo es que Zapatero tendrá muy complicado lograr el ajuste de las Autonomías donde en cada región cada uno hace lo que quiere y hasta pone sus propias leyes. Esto es una dicotomía que hay que acabar con ella de una vez por todas.