PRÉSTAMOS RÁPIDOS, UNA ALTERNATIVA A LOS CRÉDITOS TRADICIONALES

 

Un par de años después, aproximadamente, del comienzo de la crisis económica española, que aún sigue vigente, al contrario que en otros países, por la unión de la crisis financiera mundial + el crack del boom inmobiliario, los bancos de nuestro país comenzaron a cerrar el grifo, al contrario que en los años de bonanza, donde cualquiera iba al banco y le daban un préstamo con el que hacer frente a la hipoteca, comprarse un coche nuevo e irse de crucero, mientras que hoy día es casi imposible conseguir un préstamo en el banco a no ser que tengas una nómina de más de 1.500€ y ninguna deuda en tu fichero personal -porque las entidades financieras lo saben todo sobre nosotros-.

Así, la forma más fácil de conseguir financiación para muchas personas en la actualidad es acudir a empresas privadas que ofrecen préstamos rápidos. Existen numerosas ofertas y casi todas son online. Éstas ofrecen préstamos rápidos que pueden oscilar desde los 80€ hasta los 800€, como por ejemplo Vivus, y que se contratan sin moverte de casa puesto que tan sólo hay que rellenar una serie de datos. Ya ves: rápido, fácil y sin papeleos.

Eso sí, hay que tener en cuenta que la devolución no es a largo plazo como en los préstamos bancarios, sino que es a corto plazo, suelen ser unos 30 días.

En fin, ¿necesitas un dinero rápido para hacer frente a un gasto inesperado?, ¿una avería en el coche?, ¿quieres irte de vacaciones y en la cuenta corriente no tienes ni 100€?, ¿tienes que cambiar la lavadora de casa? Pues, coge tu ordenador, busca en Google “préstamos rápidos”, analiza las diferentes opciones y elige la que mejor se adapte a tus necesidades. Ten en cuenta que no te pedirán avales ni nóminas, sólo que devuelvas el dinero solicitado en el plazo establecido.

CÓMO SOLICITAR UN PRÉSTAMO ONLINE DE HASTA 600 EUROS

Al poco de comenzar la crisis económica española, que parece que no va terminar nunca, ya llevamos ocho años de la crisis económica más dura que ha conocido nuestro país después de la Guerra Civil en el siglo XX, comenzaron a proliferar empresas de préstamos de dinero rápido para clientes particulares.

Hoy mismo seguro que habéis visto algún anuncio de alguna de estas empresas en televisión o navegando por Internet. Este tipo de empresas financieras cobran intereses que la mayoría de usuarios consideran abusivos, pero como contrapartida ofrecen el préstamo en un plazo no superior a 10 minutos. Estas financieras excusan estos elevados intereses por su alta tasa de morosidad dado que su espectro de clientes es muy amplio. Por ejemplo, algunas de ellas ofrecen préstamos a personas registradas en ASNEF, como el caso de los préstamos inmediatos de la web Sucredito.es. De esta manera, se convierte en la única vía de financiación para aquellas personas que han sido excluidas del circuito crediticio bancario.

La falta de legislación específica para estas entidades es otras de las principales críticas a este particular sector financiero. Tal y como comentan en este artículo de ABC, hay iniciativas gubernamentales que, a falta de aprobación, quieren poner coto a la proliferación de estas Entidades Finacieras de Crédito y a sus actividades, que si bien pueden servir al ciudadano como una fórmula extremadamente urgente y rápida de conseguir liquidez, también puede provocarle un sobreendeudamiento al no poder hacer frente a los elevados intereses de la deuda contraída.

La facilidad del trámite de solicitud es un caramelo difícil de rechazar: podrás solicitar en menos 10 de minutos un préstamo online de 50 a 600 euros, 200€ como máximo si es el primer préstamo que pides. Como hemos comentado, entidades como Sucredito o los microcréditos de VíaSMS aceptan clientes incluidos en el registro de morosidad ASNEF, aunque mientras que la primera no impone límite en la deuda, la segunda sí contempla algunas restricciones. Lo que sí es obligatorio en todos los casos es disponer de un ingreso justificable que garantice la solvencia necesaria para devolver el minipréstamo, ya sea una nómina, ser pensionista, o bien, desempleado con prestación.

Y, recuerda, que tendrás que devolver el préstamo en un plazo de 15 a 30 días, dependiendo del importe del mismo.

Lo mejor: posibilidad de pedir un préstamo económico online en menos de 10 minutos de hasta un importe de 600€.

Lo peor: en caso de no devolver el préstamo solicitado en el plazo acordado, los recargos por demora pueden disparar el monto total. Por ello te recomendamos que, si te planteas solicitar uno, revises con detenimiento los Términos y Condiciones de cada entidad para saber a qué atenerte en caso de impago. Ya que mientras algunas como Cashper incluyen recargos puntuales fijos cada ciertos días, otras como Vivus o Kredito24 imponen una subida porcentual diaria que, finalmente, arroja una cifra difícilmente asumible.

LAS PYMES ESPAÑOLAS PAGAN LOS CRÉDITOS BANCARIOS MÁS ALTOS DE EUROPA

Si en España ya de por sí ser un emprendedor es toda una gesta por toda la burocracia existente y todos los impuestos que hay que pagar, hay que mantener a demasiados políticos y amigos de éstos, desde hace unos años también, debido a la crisis económica, los emprendedores se tienen que enfrentar que tienen que pagar los tipos de interés más altos de Europa en sus créditos bancarios.

En España de media el año pasado se pagaron de intereses por préstamos inferiores a un millón de euros, lo que suelen solicitar el 95% de las Pymes de nuestro país, un 5,36% de interés, frente al 2,21% de la Eurozona o el 1,8% que tienen que pagar las empresas alemanas.

Si no basta con esto, también son las empresas españolas las que tienen que presentar más garantías de pago, concretamente un 50% frente al 37% de la media europea.

Si en los años del boom inmobiliario, no había problemas para que los bancos te prestaran todo el dinero que te hiciera falta para tu empresa, ahora es muy complicado que te concedan un préstamo, lo que ha llevado a decenas de miles de empresas españolas a cerrar y, curiosamente, por impagos de las administraciones públicas.

EL MAL DE LA CRISIS ECONÓMICA ES AHORA EL TEMA DE LOS IMPAGOS, LOS MOROSOS

Si alguno de vosotros trabaja de comercial o tiene alguna empresa sabrá que el mal de la crisis económica española actual es el tema de los impagos, es decir, la creciente morosidad que ya va por más del 30 %.

Este tema ha hecho que muchas empresas solventes y que seguían facturando mucho, a pesar de la crisis, se han visto obligadas a cerrar o están a punto porque tienen muchas facturas importantes sin cobrar. Y, como la ley, es la que hay, es más fácil no pagar una factura legalmente que cobrarla, pasa lo mismo que con los pisos alquilados. La ley beneficia al arrendatario en vez de al dueño del piso. ¡Una vergüenza!

Pero, no os creáis, que los impagos sólo los realizan empresas relacionadas con la construcción, en el saco de la morosidad entran todas las empresas.

Por ejemplo, conozco una imprenta, de manos del dueño, que le va todo muy bien con mucho trabajo pero que dice que tiene más de 1 millón de euros en la calle sin cobrar.
Otras empresa relacionada con la ropa laboral me cuenta que le devuelven muchos talones porque las empresas se niegan a pagar. Y, así, podría seguir con empresas de publicidad, de transporte, bares, restaurantes, etc.

De este modo, no me extraña que los bancos no regalen los préstamos porque saben que si no se van a quedar sin cobrarlos. Y, ahora, el señor Zapatero dice que va a hablar con los bancos y cajas para que concedan préstamos. Esto es de risa, señores.

Continue reading “EL MAL DE LA CRISIS ECONÓMICA ES AHORA EL TEMA DE LOS IMPAGOS, LOS MOROSOS”