LA TORTILLA DE PATATAS MÁS CARA DEL MUNDO, RECETA DEL CHEF MARIO SANDOVAL

El Chef Mario Sandoval tiene en su haber la tortilla de patatas más cara de la historia porque realiza una tortilla de patatas para cuatro raciones que cuesta la friolera de 837 euros, ¿qué tiene esta tortilla para ser tan cara? Pues, unos ingredientes muy selectos y son los siguientes:

– 600 gr. de patatas La Bonnotte, la patata más cara del mundo, cuesta 500 euros el kilogramo. Se cosechan en la pequeña isla de Noirmoutier, en la costa atlántica francesa, se recogen a mano y su producción anual no supera las 11.000 toneladas.

– Aceite de oliva virgen extra El Mil del Poaig: el medio litro cuesta 130 euros y sus envases son botellas de porcelana para evitar que les dé la luz.

– Seis huevos de gallina marans, de origen francés. Cada huevo cuesta 3 euros.

– Cebolla blanca ecológica de la Huerta de Carabaña. El kilo de esta cebolla cuesta 12 euros. Se caracteriza por un sabor un poco dulce y picante.

– Sal del valle salado de Añana, Vitoria. Los 250 gramos cuestan 21 euros.

Ya tenéis los ingredientes de la tortilla de patatas más cara del mundo por si os animáis a elaborarla en casa y ahorraros unos buenos euros.

ORÍGENES DE LA TORTILLA DE PATATAS ESPAÑOLA

Aunque se pensaba que los orígenes de la tortilla de patatas procedían de Pamplona al encontrarse un documento dirigido a las Cortes de Navarra, datado del año 1817, en el que se aludía que los habitantes de Pamplona consumían en grupos de seis personas entre dos y tres huevos de tortilla mezclándolos con patatas y pan.

Sin embargo, a partir del año 2008, con la publicación del libro “La patata en España. Historia y arqueología del tubérculo andin”, escrito por el científico del CSIC Javier López Linaje, se descubrió que el origen de la tortilla de patatas española procede de Extremadura, concretamente de la localidad de Villanueva de la Serena (Badajoz).

Hay que destacar que en sus orígenes la tortilla de patatas era un alimento para los pobres porque era un plato muy barato que sólo llevaba huevos y patatas, un tubérculo que tras su descubrimiento en América no fue bien recibido en nuestro país. Además, era un plato rápido de hacer porque se podía hacer directamente en una sartén y no en el horno.

Las vueltas que da la vida, y la gastronomía, porque hoy día la patata es un elemento fundamental dentro de la cocina española.